sábado, 21 de enero de 2012

Darkship Thieves, Sarah A Hoyt

Este libro es el primero de una futura serie que ya cuenta con una nueva obra, que no pienso leer y ni siquiera mirar el título del segundo que ha salido hace poco.
No es que la obra esté mal, sino que se trata de un libro más de aventuras de ciencia ficción, sin otro interés que la aventura, un tanto deslavazada, de la protagonista, cuando huye de su padre y descubre a las Naves Negras, que forman parte de una colonia de humanos genéticamente modificados y que han huido a un asteroide.
Allí se inicia el crecimiento interior de la protagonista, que pasa de ser una adolescente malcriada a un ser más o menos consciente de sus poderes -modificaciones genétícas- y de su propia persona en relación a las de su entorno.
Es entonces cuando Vuelve a la Tierra para descubrir que su destino es el de mero cuerpo para que su padre pueda transferir su cerebro. Vuelve a escapar y esta vez descubre la cruda realidad del gobierno de la Tierra.
Pese a todo el tono místico-mesiánico de la novela, y a la agilidad del argumento, no termina de llenar porque no es una novela introspectiva pero tampoco de aventuras, sino algo situado en el centro, que encima se vuelve desesperadamente lenta justo en el centro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario