jueves, 7 de junio de 2012

Los Juegos del Hambre (Película)

Hace unos meses leí la trilogía de Los juegos del hambre de Suzanne Collins. Sin ser para tirar cohetes, tiene su cosa. 
Si tuviera que resumirlo en pocas palabras, diría que el argumento consiste en una adolescente egoísta e insegura que consigue derrocar un régimen dictatorial.
La serie está destinada al público adolescente, y en ella se muestran los típicos problemas de esa etapa de la vida mezclados con la propia acción y el desarrollo de la trama que, si bien está bastante correcta en el primer libro, en los dos siguientes deja mucho que desear, con repeticiones y escenas excesivamente simplificadas e infantilizadas que seguro hacen las delicias de los adolescentes…
Pues bien, la película es una mierda.
No hay otra forma de calificarlo.
Aunque sigue la trama original del libro más o menos de forma coherente, todo en la película es un fail tremendo.
Comenzando con los escenarios, que son simplistas y descoloridos, flojos y deslavazados, eso sin entrar en los guardarropas y maquillajes, que tienen un aire chapucero y retro en lugar de futurista. Los uniformes de los Vigilantes están directamente sacados de una película de ciencia ficción de los ochenta…
¡Qué digo los uniformes! Realmente todo parece un film de aquellos años, tan mal está hecho.
Y mejor no hablar de la acción. ¿Hay acción en la película? Muy poca, con planos muy mal tomados que ocultan más que desvelan, porque si no has leído el libro antes no te vas a enterar de la mitad de la película, y si lo has hecho vas a abjurar de ella porque, excepto unas muy pocas escenas, todas las demás aborrecen al original.
Básicamente, pobre, lenta, deslavazada, pesada, con falta de escenas brillantes…

No hay comentarios:

Publicar un comentario