sábado, 7 de septiembre de 2013

Todas las ediciones actuales de Verne están resumidas

Como sabéis, obra en mi poder lo más cercano a una edición original de Verne que pueda existir en castellano, que son las Obras completas de Verne en los tomos de Saenz de Jubera. 
Una vez hojeada, admirada, gozada, algo no me cuadraba mucho. Me dio la impresión de que las novelas allí impresas podían ser, no más largas, sino mucho más largas que otras ediciones de las que dispongo, por ejemplo aquellas que no hace muchos años se venían en los quioscos, con tapas simulando gran lujo pero con papel de no muy buena calidad.
Esas novelas, de las que hay dos ediciones, una con algunas ilustraciones originales y la segunda con supuestamente todas, son por otro lado idénticas entre sí en relación al texto, e idénticas con otros volúmenes repetidos que poseo de otras editoriales, entre las que está Molino y sus amarillos Textos Íntegros
En fin, que tengo bien caladas todas las ediciones y en general todas son más o menos iguales. En unas el lenguaje es un poco más arcaico, en otras hay una mayor separación de frases por comas, pero en general son iguales.
Sin embargo, el caso de Saenz de Jubera es diferente. Simplemente a ojo la cosa no cuadra, y menos una vez hechos unos cálculos de servilleta, que voy a reproducir aquí.
Toda la colección tiene el mismo formato en cuanto a páginas. Estas van a doble columna, y algunas tienen una ilustración que cubre casi toda la página, o más bien 2/3 de la misma. Una inspección en profundidad nos deja un patrón de páginas como el que sigue, en donde P es una página de texto completo e I una con ilustración y texto:

PPIIPPPI PPIIPPPI PPIIPPPI

Mirando con detalle observamos que hay dos páginas de texto completo, seguidas de otras dos con ilustración, dos más de texto completo y finalmente otras dos más, una de las cuales tiene ilustración y la otra no.
A ojo, el resultado es: la mitad de las páginas no tienen ilustración, y de la otra mitad, sólo la mitad la tienen. O lo que es lo mismo: una de cada cuatro páginas trae una ilustración, aunque no de forma regular, sino con el patrón citado con anterioridad.
Ahora tomemos una novela de las que creo que están recortadas. Las tribulaciones de un chino en China, que es la que voy a leer ahora. Mirando página a página, comprobando el texto, cada página completa de la edición de Jubera son cuatro páginas de la otra edición a comprobar. Realmente es algo más, pero tiremos por lo bajo para no equivocarnos.
El cuadernillo de Jubera tiene 77 páginas, pongamos 76 para que los cálculos nos salgan redondos. 3/4 de 76 páginas son 57 páginas. Y el cuarto restante, 19, que son las que traen ilustración.
Por lo tanto, 57*4=228 páginas equivalentes, y como cada página ilustrada contiene más o menos 2/3, pongamos 1/4 para rebajar, esas 19 páginas son equivalentes a algo menos de 5 páginas normales. Pongamos cinco para redondear (tomando 20 en lugar de 19, pero a efectos de cálculo da igual por la imprecisión natural de lo que estamos haciendo). Y como 5*4=20, el resultado nos da 248 páginas de libro normal. Añadiendo dos más de la portada, por redondear, nos da 250 páginas.
Es decir, la edición debería tener 250 páginas. ¿Sabéis cuántas tiene? 200. Y como trae algunas ilustraciones, el resultado real es todavía menor. O sea, que más o menos está recortada en 1/5.
***
Generalicemos ahora en una ecuación sencilla, que nos servirá para comprobar cualquier novela. La primera parte es 3/4 del total por 4, por lo tanto, tres veces el total. La segunda parte es 1/4 del total, entre 1/4 del total por 4, o lo que es lo mismo, 1/4 del total.
Lo que nos da, siendo p el número de páginas de la edición de Jubera y x el equivalente a una edición normal:

X = 3p+p/4 = 13p/4 = 3.25p

En resumen. Coge una edición de Jubera. Mira cuántas páginas tienen todos sus cuadernillos. Multiplica ese valor por 13 y el resultado lo divides entre 4, o directamente, multiplica el número de páginas por 3.25.
Parafraseando, de media, una página de Saenz de Jubera es equivalente a tres páginas y cuarto de la otra edición.
***
Pero vayamos un paso más allá. Resulta que el tamaño medio de un libro moderno es más o menos el mismo. Es decir, independientemente de su tamaño, salvo excepciones hechas para ahorrar páginas, el contenido en líneas y palabras por cada página es más o menos el mismo.
Por lo tanto este cálculo es válido para cualquier libro tipo que no sea un mamotreto de letra diminuta.
Y también demuestra nuestra tesis: lo más seguro es que la mayoría de novelas de Verne estén resumidas… Eso o las de Jubera engordadas.
Cualquiera sabe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario