jueves, 19 de julio de 2012

Los Juegos del Hambre, Los Juegos del Hambre I, Suzanne Collins

Pese a que la historia tiene muchos lugares comunes a la ciencia ficción, el libro se deja leer de un tirón. Los personajes están bien construidos, son incluso demasiado humanos y, pese a la previsibilidad de la trama, esta termina llenándote.
Obra post-apocalíptica, los Estados Unidos se encuentran divididos en doce distritos y controlados por una salvaje autocracia en la forma de un estado totalitario llamado El Capitolio. De hecho, conforme avanzamos en la novela nos damos cuenta de que los distritos únicamente están ahí para servir de esclavos y para alimentar a la gente que vive en dicho lugar, completamente rodeada de los más increíbles lujos.
Como consecuencia de la guerra que dejó esa situación, el gobierno central celebra unos juegos en los que deben participar dos niños de cada distrito mediante un sorteo en el que se entra por participación… 
No obstante, los citados juegos son a muerte. Es decir, se luchará hasta que sólo quede uno.
***
El concepto del argumento no está nada mal, y es un fiel reflejo de la sociedad mundial actual, con ciertos países tercermundistas (los distritos) controlados por un gobierno central (los que realmente tienen el dinero y el poder - EEUU entre otros), y con algún que otro privilegiado.
La forma de llevarlo a cabo entretiene a más no poder, y el libro se lee de un tirón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario